El Seremi de Obras Públicas, Paulo De la Fuente junto al director regional de Aguas, Marcelo Godoy, destacaron las buenas cifras hídricas, pero recordaron que los datos se deben ver con mesura debido a que Meteorología pronóstico un trimestre julio-agosto-septiembre bajo en precipitaciones producto del fenómeno del niño.

Chillán, lunes 8 de julio de 2024.- Una condición hídrica mejor a igual periodo del año 2023, reflejan los datos del primer semestre en la región de Ñuble, entregados este lunes por la Seremi de Obras Públicas de la región, a través de su Dirección General de Aguas (DGA). Mientras las precipitaciones presentan un superávit de un 30% con respecto a un año normal y un 38% con respecto a igual periodo del año pasado, la nieve presenta un alza de un 50%.

“Durante el primer semestre del año, con las lluvias que hemos tenido, se han acortado las brechas del déficit en Ñuble, y hoy, con datos entregados por nuestra Dirección General de Aguas y su extensa red de monitoreo, tenemos un superávit de un 30% de precipitaciones en la región. Así también, los principales ríos de Ñuble presentan un superávit promedio de 39% para el periodo comprendido entre enero y junio de este año, comparado con el promedio histórico entre los años 1991 y 2020”, señaló el Seremi Paulo De la Fuente.

Sobre la situación nivométrica, la autoridad del MOP destacó que “en cuanto a nieve, tenemos también un 50% de superávit tanto en altura de nieve como su equivalencia en agua, con respecto a los controles históricos entre 1991 y 2020, situación que además es mejor que junio de 2023. Hoy tenemos 175 cm de altura de nieve acumulada, siendo el promedio histórico a esta fecha de 118 cm”, y agregó que “hasta ahora ha sido un buen año, pero no significa que la sequía que arrastramos por años, esté finalizada. Debemos esperar los meses venideros, sobre todo septiembre”.

Desde la Dirección General de Aguas, su director, Marcelo Godoy, indicó que, en cuanto a la situación del único embalse en la región, los datos también son alentadores. “El embalse Coihueco, que es de llenado, presenta una condición de un 50% más de llenado que igual periodo del año pasado. Con respecto a la nieve, como indicaba el seremi, tendremos que esperar a septiembre para visualizar con mayor precisión cuáles serán los pronósticos de deshielo y tener una proyección más certera, pero en líneas generales la situación hídrica de Ñuble es positiva en este primer semestre del año entre enero y junio”, valoró Godoy.

El director de la DGA recordó que “nuestros equipos continúan con el monitoreo a través de nuestras 76 estaciones hidrométricas de distinto tipo, más nuestros 23 puntos de monitoreo de calidad de aguas en toda la región”, además precisó que según datos entregados por Meteorología, tendremos tres meses, julio-agosto-septiembre, con bajas precipitaciones en la zona.

“La Dirección de Meteorología de Chile ha indicado que el fenómeno del niño terminó y estamos en una fase neutra, que nos lleva a un indicio de la niña para el trimestre julio, agosto y septiembre. Esto significa tendremos precipitaciones bajo lo normal, donde, por ejemplo, en la estación Chillán, que para este trimestre debiera registrar 480 milímetros, se proyecta que acumulemos mucho menos de ese rango”, informó Godoy.

julio 9, 2024