Presidente de Ucrania y su reacción al documento ruso, para terminar el conflicto

“En este momento, nuestro borrador del documento ha sido entregado a la parte ucraniana”, ha trasladado Peskov en rueda de prensa, donde ha matizado que “incluye formulaciones elaboradas y absolutamente claras”.

 

“La pelota está en su lado, estamos esperando una respuesta”, ha continuado, antes de asegurar que, en cuanto a plazos, “depende de la parte ucraniana”. En este sentido, según ha recogido la agencia de noticias Interfax, ha hecho hincapié en que “la dinámica de trabajo del lado ucraniano deja mucho que desear”.

“Los ucranianos no muestran una gran inclinación a intensificar el proceso de negociación”, ha continuado, recordando que el Presidente Vladimir Putin, ya criticó que los negociadores ucranianos “se desvían constantemente de los acuerdos previamente confirmados, de sus palabras, cambiándolas constantemente”.

No es la primera vez que Peskov se expresa en estos términos. El lunes, ya dijo que la dinámica de las negociaciones “deja mucho que desear” y explicó que la parte ucraniana “no demuestra una constancia especial” en los puntos que acuerdan las partes.

Por otro lado, la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, Maria Zajarova, ha expresado este mismo miércoles que Moscú ha perdido ya “toda la confianza en los negociadores ucranianos”, por lo que ha manifestado que la situación “se desarrolla sobre el terreno”.

“No hay algo como confía y verifica, simplemente hay que verificar porque no existe ya la confianza en esta gente desde hace mucho tiempo”, ha afirmado en relación a las autoridades de Kiev, según ha indicado en declaraciones a la cadena de televisión Rossiya 24.

Así, ha indicado que Rusia ya estaba preparada para que Ucrania se comportara de forma “incoherente durante las negociaciones”. “Desde la oficina de un hombre que se llama a sí mismo presidente de Ucrania se hizo una propuesta para llevar a cabo negociaciones. Rusia no la rechazó”, ha explicado.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha informado que los negociadores rusos han entregado el borrador de un documento “con redacción clara” a la parte ucraniana, aunque no precisó más detalles sobre su contenido.

“En este momento, nuestro borrador del documento ha sido entregado a la parte ucraniana”, ha trasladado Peskov en rueda de prensa, donde ha matizado que “incluye formulaciones elaboradas y absolutamente claras”.

“La pelota está en su lado, estamos esperando una respuesta”, ha continuado, antes de asegurar que, en cuanto a plazos, “depende de la parte ucraniana”. En este sentido, según ha recogido la agencia de noticias Interfax, ha hecho hincapié en que “la dinámica de trabajo del lado ucraniano deja mucho que desear”.

“Los ucranianos no muestran una gran inclinación a intensificar el proceso de negociación”, ha continuado, recordando que el Presidente Vladimir Putin, ya criticó que los negociadores ucranianos “se desvían constantemente de los acuerdos previamente confirmados, de sus palabras, cambiándolas constantemente”.

No es la primera vez que Peskov se expresa en estos términos. El lunes, ya dijo que la dinámica de las negociaciones “deja mucho que desear” y explicó que la parte ucraniana “no demuestra una constancia especial” en los puntos que acuerdan las partes.

Por otro lado, la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, Maria Zajarova, ha expresado este mismo miércoles que Moscú ha perdido ya “toda la confianza en los negociadores ucranianos”, por lo que ha manifestado que la situación “se desarrolla sobre el terreno”.

“No hay algo como confía y verifica, simplemente hay que verificar porque no existe ya la confianza en esta gente desde hace mucho tiempo”, ha afirmado en relación a las autoridades de Kiev, según ha indicado en declaraciones a la cadena de televisión Rossiya 24.

Así, ha indicado que Rusia ya estaba preparada para que Ucrania se comportara de forma “incoherente durante las negociaciones”. “Desde la oficina de un hombre que se llama a sí mismo presidente de Ucrania se hizo una propuesta para llevar a cabo negociaciones. Rusia no la rechazó”, ha explicado.