Reina Isabel II tras contagiarse Covid-19

 La reina está siendo cuidadosamente monitoreada por su personal, al tiempo que los miembros de la familia real están preocupados por la salud de la monarca de 95 años.

 

El Palacio de Buckingham está siendo cauteloso frente al contagio de Isabel II, pero no está alarmado frente a los síntomas leves que presenta la monarca. Sus labores las sigue realizando con normalidad y todavía quiere cumplir con las audiencias en línea y las reuniones telefónicas.

Ayer, incluso se sintió lo suficientemente bien como para rendir homenaje a la medalla de oro que el equipo de Gran Bretaña ganó en los Juegos Olímpicos de invierno en Beijing y para celebrar la victoria de su caballo en Newbury.

Sin embargo, el personal la vigilará de cerca, ya que “está considerablemente más delgada y frágil” en comparación al año pasado, y la semana anterior había dicho que no podía moverse si no estaba apoyada en su bastón.

La monarca experimenta “síntomas leves parecidos a los de un resfriado” tras dar positivo en el test de Covid, pero espera estar en su despacho realizando “tareas ligeras”, según Palacio.

En el programa Today la reportera de la BBC Daniella Ralph dijo que el estado de ánimo del Palacio es de precaución, pero no de alarma.

“Hay un par de factores agravantes obvios aquí. En primer lugar, que tiene 95 años, casi 96, y eso la sitúa inmediatamente en la categoría de vulnerable. Además, cuando se ve a la reina ahora, está considerablemente más delgada y frágil que hace un año y, por supuesto, habrá que vigilarla cuidadosamente”, dijo la reportera de la BBC.

Añadió que posiblemente la reina reciba un tratamiento antiviral, pero hasta el momento Palacio no ha confirmado nada.

Isabel II está mostrando “síntomas leves de resfriado” tras dar positivo en el test de Covid y se espera que siga realizando tareas ligeras desde su despacho.

Lo que realmente le preocupa a la mayoría es la edad avanzada de la reina y su reciente estado de salud.

A pesar de ello, la monarca planea seguir realizando sus tareas e incluso continuar con sus reuniones telefónicas que tiene con el primer ministro, Boris Johnson, que usualmente realiza los días miércoles.